Imprimir

Náyade

Esta es la náyade que habita desde hace más de mil años en la hoz del río Dulce.



En medio de una llanura inmensa, un pequeño riachuelo de aguas puras y cristalinas ha abierto en la Tierra durante millones de años una profunda garganta de paredes rocosas... un paraíso en donde la Naturaleza se muestra con todo su esplendor.



En la Antigüedad pacían los famosos caballos blancos de la diosa Épona. Ningún Humano había conseguido jamás domarlos, hasta que un niño consiguió atraparlos con un lazo trenzado con hilos de oro, y los llevó a triunfar en el circo de la imperial Tarraco.



Dicen que los días soleados la náyade sale del agua y descansa en la orilla del río Dulce mientras peina su cabellera dorada. Los pocos Humanos que han logrado verla cuentan que hay que ir a Peregrina y bajar silenciosos hasta el río. El más ligero murmullo hace que ella se sumerja en el agua y resulte invisible a nuestros ojos.